sábado, 18 de junio de 2011

"Samuel Robinson cumplió diez años" por Últimas Noticias

Samuel Robinson cumplió diez años

   El programa Samuel Robinson debe seguir fortaleciéndose aún más, pues ha demostrado ser una respuesta eficiente al problema de la “no inclusión da la universidad”, afirmo el rector de la Universidad Central de Venezuela, Antonio Paris, quien señaló que si desde el gobierno nacional se decidiera eliminar esta forma de ingreso, tendrían que pasar por encima de él.

   Así lo afirmo en la celebración de los 10 años de creado este programa, que ha favorecido el acceso a la educación superior de estudiantes de liceos de la Gran Caracas, Valles del Tuy, Vargas y regiones de Delta Amacuro y Amazonas, tratando de influir en el problema de la exclusión y de las posibilidades de ingreso, y que se ejecuta desde la perspectiva de la investigación-acción, según dijo Cecilia García Arocha, secretaria de la UCV.

   Fuente: Samuel Robinson cumplió diez años (2008, Febrero). Últimas Noticias.

"Gestión comprometida con la inclusión" por Hora Universitaria

Gestión Comprometida con la inclusión

Programa “Samuel Robinson”, integración e inclusión

  Una de las propuestas fundamentales del equipo de la FCU es la masificación del programa Samuel Robinson como mecanismo de admisión integral a la universidad. Según lo indicó Richardo Sánchez “esto permitirá que los estudiantes de bajos recursos económicos puedan ingresar a la universidad, pero con base en unos términos claros de admisión.

  “El gobierno nacional no tiene una propuesta alternativa a sus pretensiones de elimina las pruebas internas. Así que la FCU apoya en primera instancia la medida de ratificar este sistema como principal mecanismo de ingreso a la universidad y trabajará conjuntamente en la masificación del programa “Samuel Robinson”.

   Fuente: Firgau, B (2008). Gestión comprometida con la inclusión. Hora Universitaria, p. 14

"Programa de Formación y nivelación" por El Universal

Programas de formación y Nivelación

    La UCV fue la pionera, con el Programa Samuel Robinson, en diseñar un sistema que permitiera el ingreso de bachilleres provenientes de liceos públicos de la región capital, debido a que precaria formación les impedía su ingreso a la universidad.

   Al respecto, García Arocha destaca la labor del proyecto, que ya arribó a su primera década, que se enfoca en promover la admisión “con pertinencia, transparencia, formación y equidad”.
Manifiesta que la falta de recursos impide que se expanda la matricula del PSR, pues apenas ofrecen cupos para 200 estudiantes.

   “Más que un curso para mejorar los conocimientos de bachillerato, el PSR está diseñado como una misión de vida a través del cual se le hace seguimiento a todos los samuelitos” hasta que se gradúan. Posteriormente, los egresados ayudan en la formación y capacitación de los nuevos samuelitos”, explica.
Como parte de su expansión, el PSR enfoca su trabajo pedagógico hacia los docentes de bachillerato de los planes públicos para que estos mejoren sus capacidades pedagógicas, y por ende s mejore la formación de los alumnos.

   Por sus parte la USB, implemento el programa de igualdad de oportunidades para preparar a los estudiantes de la educación diversificada publica a presentar el examen de admisión de esa casa de estudios.
Mas que un cuso de nivelación en el área de las ciencias, se busca desarrollar capacidades afectivas y habitacionales que a la postre le permitan competir en igual de condiciones con el resto de los alumnos.
Por igual, las universidades de Los Andes, Carabobo, Zulia y Oriente, entre otras, han creados programas que buscan preparar los alumnos del sistema público para que logren el ingreso.

   Fuente: Programa de formación y nivelación (2007). El Universal, p. 6

"Samuel Robinson ¿Paradigma de inclusión?" por Visión Ucevista UCV

Samuel Robinson…¿Paradigma de inclusión?

    Si bien la polémica de la inclusión y equidad en las instituciones de educación superior es de vieja data, desde el años 97 la UCV se propuso dar respuestas a esta problemática implementando el Programa Samuel Robinson. Este programa se plantea como la búsqueda para mejorar la equidad y la calidad en el ingreso de estudiantes de estratos sociales de bajos recursos a la Educación Superior, altamente motivados y con potencialidades intelectuales. Para ello se trazaron como objetivos específicos la posibilidad de genera una vía alterna de admisión que se fundamente en criterio aptitudinales y motivacionales, ubicando estudiantes del segundo año del ciclo diversificado de liceos públicos del área metropolitana de Caracas. En su primera etapa, se planteó el Programa de Admisión Integral que contempla cinco fases: Difusión, Selección, Inducción, Nivelación Académica, Tutoría y Seguimiento.

    “En este proceso de admisión integral interesa, no sólo garantizar sino promover el éxito de los estudiantes incorporados por esta vía, una vez seleccionados reciben un curso de inducción cuyo objetivo fundamental es suministrarles las herramientas necesarias para ponerlos a competir con los pares que ingresan por otras vías. Este curso se desarrolla de manera modelar y les permite saber qué es lo se espera de ellos, cómo puede hacer para conseguirlo, con qué recursos cuentas para hacerlo y para que lo estén haciendo. Una vez que aprueban esta fase, pasan a la siguiente, en donde se desarrollan 4 cursos d nivelación académica por áreas de conocimiento (…). Una vez que aprueban esta fase se procesa su inscripción en carrera y se inscriben en la fase de tutoría y seguimiento a objeto de estudiar las influencias reciprocas entre los factores aptitudinales, motivacionales y la prosecución de estudios (…).

    El Programa Samuel Robinson, en una segunda etapa de ejecución, además del programa de admisión integral para estudiantes amplio en sus campo de acción y desarrollar el programa “Samuel Robinson va al liceo”, que consistió en ofrecer capacitación y entrenamiento para conformación de grupo de docentes lideres en cada uno de los liceos participantes. El propósito de este programa es desarrollar en cada liceo un CRAP: Centro de Reflexión y Actualización del Profesorado, para lo cual se diseño un curso de sensibilización y actualización de los docentes.

     El propósito del subprograma Samuel Robinson va al liceo es mejorar la condiciones para el desempeño profesional de los profesores de liceos públicos, de manera que ellos, a su vez, puedan mejorar el perfil de los egresados del sistema escolar. En su tercera etapa se contempló el trabajo con el personal directivo de los liceos incorporados al Proyecto Samuel Robinson, de manera de poder garantizar la instalación y el funcionamiento de los CRAP en los liceos y desarrollar alianzas estratégicas entre liceos y universidad, que redundan en el mejoramiento del servicio educativo prestado. Para el desarrollo de este programa, se ha logrado establecer un convenio con el Ministerio de Educación, que ha reconocido el programa como una oportunidad para atender las necesidades de formación de los docentes de educación Media Diversificada y profesional en ejercicio (2)

    Fuente: Samuel Robinson ¿Paradigma de inclusión? (2006). Visión Ucevista UCV, Año 2 Numero 6, p. 57-58

"Inclusión social depende de calidad de formación" por Aguzzi María

Inclusión social depende de calidad de formación

Logros del Samuel Robinson en la UCV

  El programa Samuel Robinson de la UCV, se inicio en 1997 como una iniciativa para dar mayores posibilidades a estudiantes provenientes de liceos oficiales, de ingresar a esta casa de estudios. Su coordinadora, la profesora Mery González, asegura que hasta la fecha más de 650 alumnos se han visto beneficiados con el plan. Se han graduado varias cohortes, incluso con excelentes promedios, por lo que algunos han egresado con distinción Cum Laude y Magna Cum Laude.

  González explica que el programa, vigente en la actualidad en unas 62 instituciones oficiales –ubicadas en las Gran Caracas, estado Vargas y altos mirandinos-, consiste en dar una preparación vocacional y académica a través de módulos que contemplan todos los puntos de conocimientos incluidos en los exámenes de admisión. La duración de la inducción es de 30 semanas, por lo que atienden sólo a estudiantes que han culminado el segundo años de ciclo diversificado. “Normalmente comenzamos los cursos en octubre y los culminamos en junio. Los aspirantes están conscientes de que ingresarán a la universidad un año más tarde, pero saben que esto bien vale la pena porque reforzamos esas bases tan necesarias para poder ingresar a la universidad”, indica.

  Inicialmente, en 1997, el programa atendió a todos los alumnos provenientes de las escuelas convocadas. Sin embargo, la práctica demostró que era mejor realizar una evaluación previa para dar la posibilidad a aquellos jóvenes que tienen mejores bases.

  “Realizamos entonces un examen cuantitativo y cualitativo con el mismo contenido a los programas de la enseñanza básica y media. Para este año asistieron a la prueba unos 1.800 estudiantes y quedaron en el programa 230 jóvenes”, señala González, quien asegura que de la cantidad de aspirantes que ingresan a Samuel Robinson, 85% logra quedar en la UCV. “Incluso, para el periodo pasado 100% de los estudiantes del programa logró ingresar a la carrera escogida en este recinto académico”. 

  Profesores de diversas facultades de la máxima casa de estudios del país son los encargados de dictar los cursos. Pero el programa Samuel Robinson también va a las aulas, según explica González, con el objetivo de da esa pertinente actualización a los docentes de la enseñanza media y así garantizar la calidad de la educación impartida. En la actualidad, en este subprograma participan unos 62 profesores de las mismas escuelas que son convocadas a entrar en el plan. 

  Fuente: Aguzzi, M. (2005). Inclusión social depende de calidad de formación. Diario El Mundo, p.6

"Samuel Robinson va al liceo" egresa tercera cohorte por Correo Universitario UCV

“Samuel Robinson va al liceo” egresa tercera cohorte

     El subprograma “Samuel Robinson va al liceo” egresó su tercera cohorte 2003-2004. Este subprograma se orienta por una parte, hacia el desarrollo profesional de grupos de profesores de los diferentes liceos, para lograr la estructuración de quipos líderes y, por otra, a la preparación del personal directivo de los liceos para imprimir un sello de gerencia educativa en sus respectivos establecimientos.

     En esta ocasión cada liceo participante estructuró un Centro de Reflexión y Actualización del Profesorado (CRAP), encargado de la planificación y ejecución de actividades académicas que permitirán mejorar las condiciones de los profesores de liceos públicos, de manera que ellos a su vez, puedan mejorar el perfil de los egresados del ciclo diversificado y profesional.

    La coordinadora de secretaría, Martha Patricia Aguilera, al felicitar al grupo de docentes, precisó que “ustedes cierran una etapa de formación pero abren un proceso permanente de intercambio de la Universidad para los que creen y quieren una formación distinta, una educación de calidad con equidad”. 

     Fuente: "Samuel Robinson va al liceo" egresa tercera cohorte (2004). Correo Universitario UCV.

"Samuel Robinson tiene cupo" por Fernández Herminia

Samuel Robinson tiene cupo

    El plan de gobierno de lograr la inclusión a las universidades de una gran parte de los bachilleres provenientes de liceos públicos, le está siendo facilitado desde la escuela d educación de la Universidad Central de Venezuela. Samuel Robinson, seudónimos que usaba el maestro Simón Rodríguez, es el nombre del programa que funciona desde 1997, y que dirige un grupo de docentes en esa casa de estudio con el objetivo de mejorar la enseñanza para que los alumnos provenientes de instituciones oficiales compitan en el sistema de ingreso a los estudios superiores.

    En seis años el Programa Samuel Robinson ha logrado incluir en las distintas carreras de la UCV a 401 estudiantes de 36 liceos del área metropolitana, sin contar los elegidos en el 2002. También ha instruido 497 profesores de educación media y a 87 directores en didáctica especial bajo el sub programa “Samuel Robinson va al liceo”. El programa funciona en los estados Miranda, Distrito Federal, Valgas, Delta Amacuro, y Amazonas, bajo la figura de “Convenios Regionales”.

   Cipriano Cruz, coordinado del subprograma de admisión integral, señala que el SR surgió de una investigación docente que reflejo un bajo capital académicos en los alumnos graduados de los liceos, lo cual obstaculizaba que los estudiantes avanzaran al ritmo de exigencia de la universidad.
Este hecho los estaba obligando a tener un riguroso sistema de selección que dejaba una gran cantidad de jóvenes marginados.

     El programa comenzó con estudiantes, pero se dieron cuenta que la mayor incidencia sobre el aprendizaje la tienen los profesores, y por eso también se han incluido dentro del Samuel. Este trabajo lo realizan junto a Cruz, Laura Hernández Tudesco, coordinadora del SR va al liceo, y Eugenia Pereyra, coordinadora de convenios regionales.

     Fuente: Fernández, H. (2003). Samuel Robinson tiene cupo. Diario Tal Cual, p. 7

"UCV encuentra tesoros en liceos públicos" por Linares Yelizta

UCV encuentra tesoros en liceos públicos

    La máxima casa de estudios está tratando de resolver un problema más grave que el cobro de mensualidad: la falta de equidad en el ingreso a las universidades. Este año entraron, a través del Programa Samuel Robinson, 92 muchachos egresados de 22 planteles oficiales que en los últimos 3 años no habían logrado figurar en la matricula de esta institución, a pesar de que tienen un alto rendimiento y una gran motivación por obtener una profesión. Para todos, es un sueño hecho realidad.

YELITZA LINARES

      Hosmilet Escalante lleva uno de esos nombres que se construyen con las iníciales de pacientes, esos que nunca saldrán en la paginas sociales de los periódicos al lado del ministro de Hacienda y que desde hace varios años ya no figuran en los listados de ingreso de la Universidad Central de Venezuela.
Vive en la Plaza Catia y engrosó las cifras de 100 mil adolescentes que parieron en 1996. A sus 17 años, es mama de una bebe de año y medio. Desde el año pasado es ucevista y próximamente comenzará a estudiar la carrera que soñó: Psicología.

    Un mar verde brilla por sus ojos cuando relata cómo hizo para enrolarse en las codiciadas filas de la máxima casa de estudios del país “Sabía que era muy difícil entrar aquí, pero tenía la esperanza porque eso es lo último que se pierde”. La amplia sonrisa delata su felicidad por ser uno de los 92 muchachos que ingresaron a la Universidad Central de Venezuela a través del Programa Samuel Robinson, una utopía que nació en la Secretaría de esa casa de estudios y que hoy día se está haciendo realidad. “Escogimos el seudónimo que usaba Simón Rodríguez porque queríamos descubrir el tesoro que había detrás del mito de los liceos públicos”, explico la secretaria de la UCV, Ocarina Castillo.

    Los “samuelitos”, como llaman a los participantes de este programa, son bachilleres de 22 planteles públicos del área metropolita cuyos egresados tenían la particularidad de no figurar en la matricula de la UCV desde hace 3 años. “Últimamente el ingreso a la universidad se ha concentrado e estudiantes de clase alta y media, especialmente en algunas facultades como Odontología y Arquitectura”, comentó Castillo. “Nos preocupaba el problema de la equidad, pero también el hecho de que no necesariamente los que estábamos admitiendo eran los mejores, porque una vez que ingresan su rendimiento en líneas generales no es bueno. La movilidad entre las carreras y la deserción es muy alta”.

     El perfil de estos ucevistas es que, a demás de que sean inteligentes, estén claros en lo que desean en la vida, que sean constantes, perseverantes, que tengan una alta motivación hacia el estudio, capacidad para integrarse en la sociedad y que se comprometan con lo que están haciendo.

     Hosmilet siempre supo y sabe lo que quiere. “ El hombre es muy complejo y me encanta la posibilidad de estudiar el comportamiento humanos”, afirma. Desde que estudiaba en el Liceo Antonio José de Sucre (ubicado en Los Magallanes de Catia) tenía la ilusión de ingresar a la carrera de Psicología en la UCV. Su promedio de notas era de 16 puntos, “pero hay mucha gente que aspira a entrar”. Por eso no perdió la oportunidad cuando la trabajadora social de su plantel les informó sobre la posibilidad de ingresar a la casa ucevista  y acudió, junto con 756 aspirantes –de los 1.740 que habían sido convocados-, a la sesión de información que hicieron en el Aula Magna.

     “Escogimos una muestra de planteles que tuvieran las siguientes características: que fueran públicos, que no tuvieran egresados entre los admitidos en la institución en los últimos 3 años y que sus estudiantes fueran de la clase baja, obrera y marginal, según la clasificación de la Oficina de Planificación del Sector Universitario”.

     Por eso la mayoría de los parientes de estos jóvenes son obreros, carpinteros, mensajeros, choferes, costureras, prestatarios de algún servicio o buhoneros. Los familiares de Hosmilet entran en la clasificación: un papa, técnico de línea blanca; una madre, ama de casa, y un hermano, técnico de mantenimiento del Metro de Caracas

     Las psiquiatras y profesoras Amelia Otero y Catalina Geisbert explicaron que la mayor parte de los admitidos en el programa provienen de hogares numerosos, con relaciones familiares que permiten enfrentar situaciones difíciles y que dan mucho valor a la educación. 


     Fuente: Linares, Y. (1998). UCV encuentra tesoros en liceos públicos. Obtenido el 18 de Mayo de 1999 desde la base de datos http://www.el-nacional.com/achive/result.asp?fil.../404.htm&rest=%22Samuel+Robinson%2